La innovación no es solo una palabra de moda. En la industria legal, la innovación se está convirtiendo en un área funcional que las firmas ya están priorizando.Hasta cierto punto, este movimiento responde al cambio de los requisitos del cliente, pero, en gran medida, las empresas están buscando innovación para aumentar las ventajas competitivas y mejorar de forma proactiva las prácticas y las operaciones comerciales al aprovechar las tecnologías digitales como Inteligencia Artificial, análisis de datos, automatización, entre otros.


Algunas firmas de abogados están creando sus propios departamentos de innovación que sirven para establecer estrategias e implementar varias soluciones en toda la empresa, pero comprometerse con un enfoque de innovación interno es un esfuerzo complejo. La construcción de un equipo calificado comienza con un análisis profundo para identificar las necesidades de la empresa, saber qué roles incluir y poder pagar a los talentos las tasas de mercado adecuadas. Desafortunadamente, el talento requerido para realizar este análisis y cumplir estos roles sigue siendo escaso, ya que pocas personas actualmente cuentan con la experiencia para liderar o contribuir de manera efectiva a un equipo de innovación en el mercado legal.


La mayoría de las empresas carecen del presupuesto y conocimiento para crear un departamento de innovación interno. No obstante, hay distintas formas por medio de las cuales se puede lograr este objetivo: innovar en derecho. Actualmente, las empresas interesadas en desarrollar un grupo o programa de innovación están recurriendo a modelos tales como: a) desarrollar un departamento interno de innovación; b) subcontratar el desarrollo de productos y servicios; o c) un enfoque mixto o hibrido. Para determinar qué modelo debe seguir su empresa, es importante comprender los pros y los contras de cada uno.
Departamentos internos de innovación ¿A quién no le gusta la idea de tener un director de innovación? Las empresas se regocijan de contar con un director de innovación. Sin embargo, decir que se es innovador y ser innovador son dos cosas muy diferentes. Un equipo interno de innovación requiere de varios componentes, comenzando por un gran liderazgo. Muchas empresas contratan a un ejecutivo dedicado a la innovación, lo cual efectivamente aumenta las posibilidades de crear productos o servicios novedosos, además que ello refleja el compromiso de los socios al invertir en un líder. Los socios están demostrando su compromiso con la iniciativa y señalando su apoyo al invertir en su líder.

Sin embargo, el éxito requiere algo más que la gestión ejecutiva. Más allá de encontrar a las personas adecuadas para supervisar el departamento, la firma debe aportar una combinación de recursos que posean una variedad de habilidades estratégicas y tácticas. Estas incluyen la capacidad de comprender las necesidades de cada práctica y área funcional de sus negocios, saber qué preguntas hacer para captar todos los requisitos comerciales necesarios y reconocer oportunidades para soluciones que pueden integrar varios departamentos o grupos de práctica. También necesitan la experiencia técnica y habilidades de comunicación efectivas para implementar las soluciones arrojadas.


Además de contar con las personas adecuadas, la empresa debe contar con procesos o metodologías para establecer prioridades y llevar a cabo su desarrollo e implementación. Una gestión sólida del proceso es undamental en todo momento y ayudará a la empresa a lograr sus objetivos. Un beneficio de construir un departamento de innovación interno es el conocimiento institucional que el equipo traerá, pues permite contar con un personal que esté completamente enfocado y leal al éxito de solo su firma. Sin embargo, un inconveniente consiste en los altos gastos y la Administración de los empleados de tiempo completo, y ello sin haber incurrido aún en alguna inversión. Esto se traduce en unos costos altos para la empresa.
También requiere mucha paciencia. La determinación de prioridades, la creación de procesos, el desarrollo de soluciones y su implementación exitosa llevan tiempo, y se requiere aún más tiempo para ver sus resultados. Cuando la paciencia se agota, las empresas pueden ser demasiado rápidas para abandonar su compromiso y archivar los proyectos antes de que se completen, lo que equivale a recursos desperdiciados.

Otro inconveniente de los departamentos de innovación internos es la tentación desimplemente asignar personal existente para ayudar con varias iniciativas. Casi siempre es un error asumir que los recursos actuales pueden desarrollar nuevos proyectos.

No solo no pueden tener las habilidades o la experiencia para ejecutar el proyecto, sino que, en la mayoría de los casos, estos departamentos ya están sobrecargados de trabajo dado que manejan toda la infraestructura y las
necesidades diarias de la empresa, así que distraerlos con otras prioridades
puede significar dejar al margen otras cuestiones que merecen atención. Las empresas que desean invertir en un departamento de innovación deben estar ispuestas a incluir personal dedicado para cumplir los roles necesarios para su éxito. Innovación a través de la externalización Mientras que algunas firmas están trabajando para establecer departamentos Internos, otras están contratando expertos externos para manejar todos los aspectos de sus esfuerzos de innovación.

La clave de este enfoque no es solo crear mapas de ruta de estrategia, sino ejecutar el programa mediante la entrega de herramientas y soluciones aceptables para el cliente. Los consultores y estrategas están capacitados para saber qué preguntas hacer para ayudar a las empresas a evaluar su enfoque de la prestación de servicios legales y determinar cómo mejorarlo. Esto a menudo lo realizan mediante sesiones de ideación entre los líderes de la práctica y los negocios para formular una estrategia adecuada, que incluye la identificación de prioridades y la creación de una hoja de ruta de innovación que ayudará a la empresa a alcanzar los objetivos buscados.
El problema radica en que abogados con experiencia en innovación, arquitectos de procesos legales, científicos de datos, analistas de datos e ingenieros de software y diseñadores con experiencia en la industria legal siguen siendo escasos y además son muy costosos de contratar como empleados de tiempo completo.
Lo mejor de ambos mundos Para muchas empresas medianas e incluso para algunas grandes, el enfoque ideal para la innovación es un híbrido entre comprometerse internamente y externalizar ciertas funciones de los proyectos buscados. Una vez que una empresa se dedica al proyecto, consultar con un experto puede ser una gran opción si no se contempla la contratación de un director de innovación.
Los roles de gobierno interno contratados por la firma incluirían abogados de innovación, arquitectos de procesos legales y profesionales del conocimiento complementados con roles de subcontratación como científicos de datos, analistas de datos e ingenieros e ingenieros de software talentosos con un conjunto de habilidades en experiencia del cliente. Este enfoque híbrido le permite a la empresa mantener el conocimiento de la propiedad intelectual dentro de la empresa al mismo tiempo que mantiene la agilidad en la ejecución de soluciones para mantenerse a la vanguardia. Este equipo matricial puede trabajar con las partes interesadas internas para capturar una variedad de necesidades, evaluar los datos en los que se basarán las soluciones y crear múltiples pruebas de concepto. Este mismo equipo también trabajaría junto con el departamento interno para la producción y el mantenimiento futuro de las soluciones.

Cultura Independientemente de qué modelo sea el adecuado para una empresa (departamento interno, subcontratación o híbrida), cualquier esfuerzo en torno a la innovación requiere la mentalidad adecuada. La empresa debe estar dispuesta a evolucionar, y no solo mediante la adopción de nuevas tecnologías. Si bien está impulsado principalmente por la tecnología, la práctica de la ley en sí misma está cambiando en términos de las expectativas del cliente en cuanto a la prestación de servicios. El cambio puede ser difícil, pero también es emocionante.

Las firmas que realmente adoptan la innovación, al estar abiertos a nuevos procesos y los enfoques actualizados de las operaciones tanto legales como comerciales, están mejor posicionados para beneficiarse de ellos. Las empresas exitosas suelen ver una actitud positiva en todas las organizaciones, con líderes que promueven esta cultura de innovación desde arriba hacia abajo.